lunes, 26 de octubre de 2009

Primavera en otoño

Tú con sesenta y uno
y yo con cincuenta y tres.
El amor, tan caprichoso,
nos llegó en la madurez.

Y cómplice el azar
con el juguetón destino,
salieron a nuestro paso
y el amor nos lanzó un guiño.

Se saltó a la torera
cicatrices en el alma,
arrugas en nuestra piel
y heridas de mil batallas.

Se borraron de un plumazo
las derrotas y fracasos
que otros antiguos amores
nos dejaron a su paso.

Nuestro amor, en el otoño,
florece cual mes de mayo.
Primavera en nuestra piel
y verano en nuestras manos.

El espejo de sus ojos
no ve mis patas de gallo.
Las canas se tiñen con besos
que los dos nos regalamos.

La pasión nos estremece
como a dos adolescentes,
se apodera de la piel.
se adueña de nuestras mentes.

El deseo va más allá
de nuestros cuerpos desnudos
y aunque suene a incongruencia,
nunca el deseo fue tan puro.

El reloj borra las horas
y el calendario, los meses.
Cuando estamos piel con piel
hasta el tiempo se adormece.

No es un amor a destiempo
ni vamos contra reloj,
ni es demasiado tarde,
ni se nos pasó el arroz.

Y, de nuevo, adolescentes,
el amor no tiene prisa.
Es primavera en otoño
y el viento se vuelve brisa.

Lo malo fue para bien,
no desesperé en la espera
y la vida me regaló
en otoño, primavera.
Safe Creative #1005116266134

10 comentarios:

Taty Cascada dijo...

¿ Quién ha dictaminado la edad para enamorarse?, ¿El tiempo, la sociedad, nuestros inquietos temores ?, no amiga,para el corazón el tiempo no existe. El amor no tiene edad, ni sabe de trancas, de futiles esquemas que nos coloca la sociedad, no sabe de distancias, ni menos de colores, razas, ni religiones. El amor cuando llega, sienta sus bases, las amolda, las inserta, y nos desafía a seguirlo como embobados niños.
Nunca es tarde para amar, nunca es tarde, para que la pasión fluya, nuestros cuerpos siempre lucirán los tonos que el deseo y ternura construyan.
Estás viviendo una dulce primavera en pleno otoño vives y sientes su calor...
Bellas palabras, mi inspirada amiga.

Un fuerte abrazo para ti, desde mi cálido Santiago de Chile

Tatiana

Núria dijo...

Nadie, amiga, no lo dictamina nadie, aunque hay gente que todavía asocia el enamorarse como algo propio de la juventud. Se creen que a determinada edad, el amor debe ser sosegado, tranquilo...
Por supuesto, y doy fe de ello, totalmente falso.
Grcias por tu visita, Tatiana, y por tus palabras.
petonets otoñales (climatológicamente hablando, eh?)
:)

Núria

Mª Rosa dijo...

¡¡El amor!! Sentimiento maravilloso, es una suerte sentirlo así, te felicito Nuria, es un poema precioso, rebosante de sentimientos y felicidad, esto viene a corroborar lo que he sentido desde la primera vez que os leí a los dos, se intuye que sois una pareja que os queréis mucho y que estáis muy compenetrados los dos, siempre he pensado que el amor no tiene fronteras de ningún tipo.

Un abrazo
Mª Rosa

Núria dijo...

Querida Mª Rosa, es cierto...nada ni nadie puede ponerle límites al amor. Por suerte no tiene fecha de caducidad en cuanto a edad se refiere.
Me alegro mucho de que te haya gustado. Muchas gracias por tus visitas, guapetona!
Un fuerte abrazo,
Núria

Amelia dijo...

Núria,si tuviera que elegir no se con cual verso me quedaría, seguramente con la poesía entera.
Lo principal de una pareja es sentirse querido uno del otro, cuando los ojos hablan sin decir palabras. Pienso que cuando hay amor es una dicha creadora y vigorosa, que siempre encuentras la complicidad cogida de la mano.
Y me siento feliz de que sientas estos sentimientos tan maravillosos.
Petonets pel dos .
Amelia

´Núria dijo...

Amelia, tú lo has dicho...creo que la palabra clave es complicidad. Cuando existe, sobran todas las palabras...
Muchas gracias por tu comentario y por tus visitas.
Una abraçada molt forta pels dos!
Núria

karla dijo...

Enamorarse es fácil, lo difícil es mantener el amor cuando las llamas del primer fuego menguan y se puede apreciar lo que la gran luminosidad no dejaba ver, los defectos que todo ser humano conlleva en sí mismo. El que consigue mantener las brasas encendidas , puede considerarse afortunado. Una abrazo querida Nuria. karla

Núria dijo...

Cierto, querida karla. Mantener las brasas vivas...Se apagan las llamas pero se mantienen las brasas, que siguen dando calor. Eso es, para mí, el secreto del amor.
Gracias por tu visita. Un fuerte abrazo!

Núria

Mª Pilar Lossada dijo...

Tenias que ganar porque la sinceridad hay que premiarla, y tu poesía rezuma sinceridad y amor.
Un abrazo compañera de fatigas.

Pilar

Núria dijo...

Muchas gracias, Pilar! És cierto...las cosas que se escriben desde el corazón siempre rebosan sinceridad. En este caso, es real como la vida misma!

Otro abrazo para tí, compañera de fatidas y de blogs!

Núria