lunes, 7 de septiembre de 2009

Corazón por ocupar

Cuando salgas de mi corazón, cuando decidas mudarte, cuando ya lo encuentres antiguo o inhabitable, cuando no quieras hacerte cargo de las reformas inevitables por el paso del tiempo…por favor, deja la puerta abierta.
No la cierres al salir, ni siquiera la entornes. Déjala abierta de par en par para que se ventilen todos los rincones después de haberlo habitado tanto tiempo, para que se airee de malos recuerdos y tristes momentos. Eso sí, no salgas al anochecer, cuando los fantasmas del recuerdo lo merodean. No la hagas a escondidas ni te lleves poco a poco tu equipaje. Cógelo todo y no te dejes nada. Espera al amanecer, con la luz del día, para que los rayos del sol iluminen el espacio vacío. Para que el aire fresco de la mañana me dé fuerza para entender el abandono.
Deja abierto, pero llévate la llave contigo. No porque espere que vuelvas, sino para no tener la tentación de cerrarlo a nadie. Abierto, para que sepan que está por ocupar, por si alguien se interesa por él, entra y le gusta. Por si el nuevo inquilino repara con cariño sus desconchadas paredes, las empapela de besos y lo amuebla con risas. Para que se sienta en mi corazón como en su casa, se instale en él y, a ser posible, con contrato indefinido.

Safe Creative #1005116266387

4 comentarios:

Carmen dijo...

Nuria he ido leyendo tu blog, y tienes un estilo muy fluido y atractivo. Este escrito último el de "Corazón por ocupar" me ha gustado hasta emocionarme, es precioso. Creo que el día que tengas en tu cabeza una buena historia, podría convertirse en una estupenda novela. Un abrzo con todo cariño, karla

Mª Rosa dijo...

Nunca se debe cerrar la puerta al amor, que te voy a decir, estoy totalmente de acuerdo en esa exposición tan razonada que haces del desamor, eso a cualquiera nos puede pasar, pero hay que ser honesto con uno mismo y con la otra persona y hacer el menor daño posible. Muy bueno Nuria.

Besitos guapa
Mª Rosa

Núria dijo...

Gracias, Carmen. Historias en mi cabeza tengo muchas, pero de ahí a escribir una novela...ufff...
Soy una principiante, una aprendiz...pero mil gracias por creer que sería capaz de ello.
Un fuerte abrazo!
Núria

Núria dijo...

El desamor llegai igual que puede llegar el amor. Rs triste reconocer que algo acaba, pero más triste es aferrarse a ello cuando ya no hay nada que hacer...
Gracias de nuevo, Mª Rosa, por tus comentarios.
Un beso!
Núria