martes, 15 de septiembre de 2009

El hombre que no sabe llorar

Le dijeron siendo niño
llorar no es cosa de hombres
si sientes pena, la escondes
las lágrimas no van contigo.

Que eso es cosa de niñas
ya sabes, son medio bobas
un machote nunca llora
aunque deba tragar quina.

Y apretando bien los dientes
y secando, a escondidas,
cuatro lágrimas furtivas
el niño es ya adolescente.

Y aunque siente el dolor
que provoca el desencanto
nada le provoca el llanto
ni el amor ni el desamor.

Y sabe que algo va mal
cuando siente en la garganta
ese nudo que le espanta
y no puede desatar.

Y en un hombre se convierte
que desconoce el consuelo
que siempre ofrece el pañuelo
del amigo que lo tiende.

Jamás su mirada se nubla
nunca una lágrima asoma
y cuando la pena le ahoga
falsas sonrisas dibuja.

Pero cuando muere el día
y a solas con él se encuentra
cuando a la verdad se enfrenta
por llorar diera su vida.

Y reconoce, angustiado,
no es menos hombre el que llora
que maldita sea la hora
en que le dejaron lisiado.

Le amputaron emociones
a golpes de hipocresía
y sólo desea, un día,
llorar como llora un hombre.
Safe Creative #1005116266332

6 comentarios:

Pilar dijo...

Núria, eres un crak, te ire leyendo, un abrazo
Pilar15

Taty Cascada dijo...

Bello amiga, pero por encima de la belleza del escrito en si mismo, está la gran verdad que dejas entrever...Un abrazo amiga mía

Tatiana

maluferre dijo...

Nuria, después de leer tu poema me he quedado un rato pensando....precioso, me ha gustado mucho...y como madre de dos niños que ya son casi hombres te diré que saben llorar los dos.
Un beso.

Núria dijo...

Pilar...jaja...gracias por lo de crack, pero...esos son los que están el Barça, no?
Un petó!

Taty, has sabido interpretar el trasfondo, justo lo que pretendía.
Cariñitos!

Malu, me alegro de que te haya gustado. Yo soy madre de un adolescente y puedo decir, orgullosa, que también sabe llorar.Un abrazo!

Mª Rosa dijo...

Dices verdades como puños en tus poesías, creo que todos en alguna manera hemos sido victimas de esa educación, donde el hombre tenía que cumplir con unos roles y la mujer con otros, esto por suerte cada día está más lejano, porque ahora somos todos más independientes a la hora de pensar y nos revelamos ante algo que veamos incomprensible e injusto.

Besitos Nuria y síguenos deleitando con estos escritos que nos dejas tan llenos de verdades y que nos hacen reflexionar.

Mª Rosa

Núria dijo...

Mª Rosa, afortunadamente todo vá cambiando. Espero que llegue un día en que no hayan roles predeterminados para nadie, sea hombre o mujer. Bueno, creo que el de ser madres, ese permanecerá invariable por los siglos de los siglos...supongo...:)
Gracias por tus visitas, guapetona, y por tus comentarios. Un fuerte abrazo!
Núria