martes, 30 de marzo de 2010

Hazme caso a mí

No me cuentes mil historias
ni me mires tan perplejo,
ni me des grandes consejos
con pomposas oratorias.

Discursos grandilocuentes
con palabras ampulosas...
¿Quieres que le ponga esposas
a quien vive libremente?

La cordura y el buen tino,
lo formal y lo sensato...
Tú sigues con tu relato
y a mí me importa un comino.

Lo establecido y correcto,
la lógica y la razón...
¿No sabes que mi corazón
no sigue un camino recto?

¿Que no atiende a razones,
que se pierde tras un sueño,
que suele fruncir el ceño
si no percibe emociones?

¿Que se escapa al galope
detrás de una locura
y que enferma de cordura
cuando no late a tope?

Tus estúpidas teorías
de ir siempre sobre seguro
me llevarían a un futuro
despoblado de alegrías.

Prefiero lanzarme al vacío
aún a riesgo de estrellarme.
Todo antes que asfixiarme
por un exceso de hastío.

Hazme caso ahora a mí
y despídete de tus normas.
Haz en tu mente reformas
y atrévete a ser feliz.

Desmelénate el corazón,
sucumbe a las tentaciones
y embriagado de emociones,
prende llama a la ilusión.
Safe Creative #1005116262907

14 comentarios:

alma máter dijo...

Qué bonito Nuria, y qué grandes verdades... A veces merece la pena desmelenarse y dejar de lado las normas...

Un beso fuerte, y por si mañana no puedo, me despido hasta el lunes. Que pases una buena Semana Santa!

Núria dijo...

Pues sí, niña...que para normas ya tenemos bastantes con las que nos vienen dadas...
Otro beso fuerte para tí y que pases una Semana Santa estupenda!
Núria

Mª Pilar dijo...

Espero que no te refieras a Joan jaja,
La verdad es que vivimos un poco maniatados con tantas normas, tienes razón, de vez en cuando conviene desmelenarse un poco.

Un abrazo niña

Pilar

Núria dijo...

Pilar, no, no pensaba en Joan...ya se desmelenó bastante al conocerme...jajajaja...
Gracias, guapísima, por tu visita!
Un abrazo!
Núria

Mª Rosa dijo...

Cuanta razón tienes, no se puede vivir tan rigurosamente estricto con las normas, no me gustan las imposiciones, la vida sólo se vive una vez y sería bueno que lo tuviésemos siempre presente.

Me ha encantado como todo lo que haces, siempre dices cosas con mucho sentido y muy entendibles.

Un abrazo fuerte
Mª Rosa

Núria dijo...

Querida Mª Rosa, por supuesto...ya vivimos bastante rodeados de imposiciones, nos guste o no.
A los sentimientos hay que dejarlos volar libres, no hay normas para ellos...quien lo pretenda, arruinará su vida.
Vamos...al menos es lo que pienso yo.
Muchas gracias por tu visita y por tus palabras, guapísima. Es un placer saber que te gusta lo que escribo.
Un abrazo muy fuerte!
Núria

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

A veces el temor al que diran, el temor a vivir como queremos... nos puede llevar a lo mas profundo de un abismo donde luego quizas nunca podamos salir.....

Lindo post como siempre Nuria.

Un abrazo amiga y felices pascuas.

JALE

Mª Pilar dijo...

Nuria, deberias aparecer alguna vez por Detras el Secreto, nos gusta que escribas cosas alli.
te esperamos

Un abrazo

Pilar

Núria dijo...

Jairo, tienes razón...A veces no son solo los demás, sino uno mismo el que, sin darse cuenta, se crea una serie de convencionalismos innecesarios...
Gracias, amigo, por tu visita y tus palabras.
Un fuerte abrazo!
Núria

Núria dijo...

Querida Mª Pilar, gracias por la invitación. Entraré a visitaros y a dejar alguna cosilla mía. Será un placer compartirlo con vosotr@s!
Un abrazo, guapísima!
Núria

Taty Cascada dijo...

Núria:
Si los creadores siguiesen las normas,convencionalismos y locuras anexas, estariamos viviendo igual que en medioevo. Gracias a los innovadores, imaginativos, transgresores , es que vivimos un poco más abiertos en la vida.
Un abrazo mi querida amiga.

maluferre dijo...

Hola Nuria...me gusta tu poema..Al leerlo he pensado que según voy cumpliendo años me importa menos el que dirán y hago más lo que me dicta el corazón...La sociedad, el que diran, las normas nos hacen esclavos poquito a poco a lo largo de nuestra vida.
Saludos.

Núria dijo...

Tatiana querida, como alguien dijo...las reglas están hechas para transgredirlas. La rigidez nos envara, nos hace ver en una sola dirección...y hay tanto por ver!
Un fuerte abrazo, mi amiga!
Núria

Núria dijo...

Hola Iris! A mí me sucede lo mismo que a tí...siempre me importo poco el que dirán, pero es que ahora...en absoluto!
Lo peor es ser esclavos de nosotros mismos...
Gracias, guapa, por tu visita. Me alegro de que te haya fustado!
Un abrazo,
Núria