viernes, 23 de julio de 2010

Un cuento (para leer con tiempo y detenimiento)

Érase una vez que se era
un día de primavera
y Martita, niña bien,
entre sábanas de satén

se despierta dulcemente
mientras le viene a la mente
que tiene cita a las tres
con el nieto de un marqués.

Rebelde, inconformista
y endiabladamente lista
se niega a, por dinero,
ser una mujer florero.

Y no le apetece mucho
quedar con ese blanducho
que, arrogante y charlatán,
tiene ínfulas de donjuán.

Dueño de una gran fortuna,
de muy noble y alta cuna…
¿¿Y dicen que es un buen partido??
¡Si es un muermo de aburrido!

Su incansable verborrea
me deprime y me marea
y su título nobiliario…
ufff…¡me pesa como un armario!

Triste sería mi destino
viviendo con ese cretino
con quien me quieren casar,
en verano a más tardar.

Mas por mucho que a mis padres
no les gusten mis desmadres,
mejor sola y divertida
que con él y aburrida.

En fin…¡qué le voy a hacer!
Iré con él a comer.
Tendré contento a mi padre
e ilusionada a mi madre.

Cumplo y aguanto un ratito
y luego me largo a un garito
de copas con mis amigos…
¡Si el plasta no acaba conmigo!

Y en éstas anda Martita
mientras acude a la cita,
monísima, al volante
de un coche despampanante.

Y llega al restaurante.
Por supuesto, elegante.
Sin prisa por bajar del coche
y ver a ese fantoche

cuando alguien golpea el cristal.
“Seguro aparqué mal”…
Y levanta la mirada
con sonrisa educada.

Y topa con esos ojos,
y siente sus huesos flojos…
Colgada de esa mirada
se queda hipnotizada.

“Si quiere darme la llave…”
le dice una voz suave,
“le aparco el coche aquí al lado,
en nuestro parking privado”

Y sigue de forma cordial
el portero del local
hablando, mientras Martita,
ya se olvidó de su cita.

Hasta que él también se calla
pues siente como metralla
la mirada de esa chica
cuyo delito es ser rica.

Sus ojos en los de ella
ya han dejado su huella,
y los de ella en él
han encendido su piel.

Segundos que parecen horas
mientras algo nuevo aflora
entre dos desconocidos
sorprendidos por Cupido.

Él siente un escalofrío
cuando se lanza al vacío
para decirle al oído:
“Me has dejado sin sentido…”

Y ella tartamudea…
Y por fin, parpadea
cuando le dice, bajito,
“Y yo perdí el apetito…”

“Si quieres te aparco el coche
bajo la luna, esta noche”
dice él y ella asiente
sintiéndose ya impaciente.

Y atrás queda el nieto,
su dinero y su careto.
Por delante, la aventura
del deseo y su locura.

Pasan días y semanas,
de boda ya no hay campanas...
Martita está en otro mundo
y su padre, furibundo.

“¿¿Cómo ha dejado escapar
a tan valioso ejemplar??”
Y la madre, con tristeza,
dice adiós a la nobleza.

Y así hasta que un buen día
Martita, con alegría,
habla a sus progenitores
del amor de sus amores.

La noticia causa impacto
y los deja estupefactos.
“¿Y es alguien de la nobleza?”
preguntan con sutileza…

“Él mismo os va a contestar,
que ya no puede tardar”
Los padres, con la boca abierta,
y suena el timbre de la puerta.

“¿¿Se ha vuelto loca o qué??
¡Yo sin pastas para el té!”
grita nerviosa la madre.
Boquiabierto sigue el padre.

Y Martita, ufana y radiante,
hace su entrada triunfante.
“Os presento a Babukar,
con quien me quiero casar”

Silencio en el salón…
Y luego, la explosión.
“Pero, Martita….¡¡es negro!!”
brama el futuro suegro.

“Papá, ya me dí cuenta”
responde ella, contenta.
“Pero le quiero a él
con su alma blanca y su negra piel”

El padre, rojo de ira,
con desprecio se lo mira.
La madre no dice nada.
Ha caído desmayada.

Y el novio, con calidez,
habla por primera vez…
“Señor, créame, soy sincero.
Martita es lo que más quiero”

“¡Tú cállate, embustero,
sólo quieres su dinero!”
grita iracundo el padre
mientras vuelve en sí la madre.

“¡De mí no veréis un duro,
por este negro lo juro!”
Y le clava una mirada
despectiva y airada.

“No lo queremos, señor.
Nos basta con nuestro amor
y el poco o mucho dinero
que gano como portero”

“Portero de un restaurante
de lujo y muy elegante”
precisa Martita, orgullosa,
mirando a Babukar melosa.

“¡Pues ya veis cuanto me alegro…
Don nadie y encima negro!”
dice el padre con cinismo.
“¡Salid de casa ahora mismo!”

Martita, por primera vez,
responde con tirantez.
“Sabed que si cruzo esa puerta
ya podéis darme por muerta”

“Y si despreciáis a quien quiero,
lo hacéis al hijo que espero”
Y se van, dando un portazo.
Y tras la puerta, un abrazo.

Dentro, el futuro abuelo
levanta a su mujer del suelo
que otra vez cae desmayada
mientras grita: “¡¡embarazada!!”

Pasan días y semanas
y Martita ensaya nanas
mientras Babukar, risueño,
cree estar viviendo un sueño.

Con su sueldo de portero,
amor y mucho esmero
transforman en paraíso
un viejo y pequeño piso.

Palacio donde son reyes
y ellos marcan sus leyes
y donde, desde hace un mes,
en vez de dos ya son tres.

Y colorín colorado…
¡este cuento se ha acabado!


Ah…¿queréis saber si fue
niño o niña el bebé?
Fue una niña y, si os soy franca,
me encanta se llame Blanca…

Muñeca de piel morena
que, feliz, ríe ajena
a esa estupidez tan cruel
que juzga el color de la piel.

¿¿Y dónde están los abuelos??
¡Pues en el séptimo cielo!
Él con Blanca en sus brazos.
La abuela, en su regazo.

Que al final venció el amor
en la guerra del color.
Y el amor, como las flores,
luce bello de colores.

Babukar, con su familia,
de más de uno es la envidia
y al que mira con desdén,
Martita ríe y piensa: “¡que le den!”

Los abuelos, de babeo,
lucen nieta en su paseo.
Les miran de arriba a abajo
y les importa un carajo.

Y ahora sí… colorín colorado
este cuento ha terminado.
Que aún sin comer perdices,
os juro, fueron felices.
Safe Creative #1007276925883

36 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Mi romántica amiga,un poema en tu estilo mi querida Núria...Sabes, has relatado una circunstancia que se repite en varios aspectos, no es tan sólo la barrera sccial, de razas, si no que de religiones, políticas, edades, etc. Cuando el amor entra por los ojos y por el corazón, nada impide que fructifique y germine.
Un beso mi catalana querida, de un gélido cono sur.

Ricardo J. Román dijo...

A esto le llamo un bueeeeeeeeeeeeen poema. Tantos temas mezclados que dan mucho para hablar.

Besos.

Carmela dijo...

Qué belleza de poema!!!
Es necesario felicitar a Cupido que permite este tipo de historias en la vida real!
Maravilloso ese "don Nadie ... y encima negro".Pero hermoso y noble !!!
Por suerte la protagonista se negó a ser por dinero, una mujer florero y se atrevió a vivir el amor.
Y los abuelos , al fin felices, comprendieron cuáles son las razones de corazón.

Blanca es el resumen de esta conmovedora narración en verso.
Me cautivó!!!!
Graciasssss!!!Muy buena!

anamorgana dijo...

Muy bien, que cuento más bonito.
Besos

Ashia dijo...

Mira, Núria, me han llegado muy hondo muchísimas cosas que te he leído y las he leído con admiración y orgullo, porque admiro a la persona que escribe desde lo más profundo, su imaginación y la fase que lleva hasta terminar un poema un escrito en prosa o un cuento como el que leo, en prosa también.

Por desgracia, es un cuento muy real. En el amor no hay mandamientos ni barreras, ni tampoco consejos, si se equivocan tienen que ser los hijos, ningún padre puede vivir la vida por ellos ni atraves de ellos.

No, es un cuento Núria es una verdad latente en nuestro tiempo,aunque parezca mentira.

No hay color en los corazones y si los hubiera en el color está el gusto.

Un abrazo inmenso, tan inmenso como lo que has planteado.

Ashia

Núria dijo...

Mi querida Tatiana, por suerte la fuerza del amor puede con todas las absurdas trabas sociales...
Era un cuento, seguro que se podrría basar en hechos reales y, como tal, debía tener un final feliz, no?..jajaja...
Miles de petonets, calurosísimos, para calentar un poquito tu gélido país.
Núria

Núria dijo...

Amigo Ricardo, pues sí...se podría extraer más de un tema...y no traté el de la religión, ni las ideas políticas...jaja...
Gracias por tus palabras y tu visita. Sabes que siempre eres muy bien recibido!
Un abrazo,´
Núria

Núria dijo...

Amiga Carmela, pues me alegro muchísimo de que te haya gustado tanto...
Por supuesto, tenía que terminar bien...desgraciadamente, seguro que hay muchos casos reales similares que no tienen un final feliz...
Muchas gracias por tus palabras y por tu visita, guapa!
Un abrazo muy grande!
Núria

Núria dijo...

Anamorgana, gracias...me alegra de que te haya gustado. Gracias por pasarte por mi casita virtual!
Un fuerte abrazo, guapa!
Núria

Núria dijo...

Amiga Ashia, la imaginación es uno de los grandes tesoros de las personas...Ahora bien, conseguir plasmar en palabras lo que pasa por la cabeza...uffff...
Siempre que escribo algo, cuando lo releo, pienso que ni de lejos se parece a lo que realmente querría expresar, pero claro...para eso están los grandes escritores y poetas...
Yo, humildemente, hago lo que puedo y si gusta, pues me siento enormemente satisfecha.
Ya sé, ya se que no es un cuento, que hay muchos casos reales sin ese final feliz, pero quería hacer un cuento (o algo parecido...) como los de siempre, con su final feliz, comiendo perdices...jajaja...
Ojalá situaciones así pudieran un día llegar a ser solo eso...un cuento.
Gracias, guapa, por tus cariñosas palabras.
Un abrazo enorme también para tí!
Núria

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Que bello post, que bello cuento, no queria que termine, me enganchaste desde el inicio... Nuevamnete dire bello post bello cuento...

Puedo decir que de todos tus post este ha sido uno de los mejores... Ha tenido pureza, magia, nobleza, ingenio, amor, y bueno, ha tenido todo.. Felicidades.

Te deseo un feliz fin de semana amiga querida,

JALE

Alexander Ulloa dijo...

Un abrazo y feliz fin de semana♥

Núria dijo...

Querido Jairo, gracias, mil gracias por tus palabras...el mejor elogio para mí es saber que te ha enganchado desde el principio...
Me alegro mucho de que haya sido de tu agrado...he intentado poner en él todos los componentes que té mencionas, imprescindibles para un cuento...
De nuevo, te agradezco tus palabras y tu visita. Es siempre una alegría para mí tu visita.
Un gran abrazo y feliz fin de semana, amigo mío!
Núria

Núria dijo...

Alexander, también te deseo tengas un feliz fin de semana. Muchas gracias por tu visita y un abrazo!
Núria

alma máter dijo...

...estoy sin palabras Nuria. Sencillamente ME HA ENCANTADO!!!! y es tan tan real.

Un besazo y MUY BUEN FINDE!!!

Núria dijo...

Amiga Alma, cuanto me alegro de que te haya gustado!
Sí, es real como la vida misma, aunque a veces no todos los casos así tienen un final felíz...no crees?
Gracias, guapa, por pasarte por mi casita y por tus palabras.
Otro besazo para tí y disfruta del finde!
Núria

Mª Pilar dijo...

Es un cuento muy real y bien escribto, me ha gustado mucho amiga.

Un beso

Pilar

Núria dijo...

Amiga Mª Pilar, gracias por tus palabras...Me alegro de que te haya gustado...Real o no, tiene final feliz que yo, en ésto, soy de las antiguas...ajajjaa...me encantan los "happy end"!
Un abrazo, guapísima!
Núria

Luna Negra dijo...

Núria, es precioso lo que has plasmado, como tú dices imaginación todos tenemos lo difi´cil es escribirlo y que nos quede igual que lo hemos pensado, esto cuesta mucho,
además de transmitir los sentimientos y hacerlos llegar, es difícil y tú lo consigues, enhorabuena guapa
Carmen

Núria dijo...

Querida Carmen, me alegra mucho saber que ha sido de tu agrado, guapa....
Te aseguro que siempre pienso que me he quedado corta o falta de recursos para poder plasmar en escrito tal cual siento las cosas...
Muchas gracias por tus palabras, que me animan a seguir en ésto de hacer palabra lo que hay en la cabeza...jajaja...
Un abrazo muy grande!
Núria

Mª Rosa dijo...

Eres genial, un cuento con mucho trasfondo, me encanta que al final triunfara el amor, por desgracia no siempre suele ser así, Martita sabía muy bien lo que quería, ojalá que hubiese muchas Martitas como la del cuento, tiene las características de alguien que yo conozco.

Rebelde, inconformista
y endiabladamente lista
se niega a, por dinero,
ser una mujer florero.

Un abrazo muy fuerte
Mª Rosa

Núria dijo...

Mi querida Mª Rosa...jajajaja...en quien estás pensando tú????
Pues ahora que lo nombras, sí que noto un cierto parecido...Bueno, en lo de endiabladamente lista no sé yo...
Gracias, guapísima, por tus palabras y por tu siempre incondicional visita a mi casita, que también es la tuya!
Un abrazo enorme!
Núria

Mª Rosa dijo...

Jajajaja síiiiiiii estaba pensando en esa que tú y yo conocemos y en cuanto a la listeza yo estoy segura de que la tiene y mucha, es lista e inteligente, muy modesta y sobre todas las cosas buena persona, tú que la conoces mejor que yo estarás de acuerdo conmigo.

Un abrazo muy fuerte y disfruta cada momento de esa semanita que vas a pasar de vacaciones, habéis elegido un sitio precioso, ya me contarás.

Mª Rosa

Núria dijo...

jajajjaaaaaa...Mª Rosa, que tengo cada diablura por ahí escondida...jajaja...ya te contaré, ya....
Gracias, guapísima! Espero disfrutar cada uno de los minutos a tope! Por supuesto que te contaré!
Hasta entonces, un besazo enorme!
Núria

Abedul dijo...

.....Hola Nuria, precioso poema!!!
cuando puedas pasate porfi por abedul etxea te he dedicado un sello precioso. Un abrazo muy fuerte Begoña

Terly dijo...

En un (kit-kat) de vacaciones he venido a saludarte y me encuentro con este bonito cuento de amores y colores.
Siempre debiera vencer el amor y me encanta que no hayas tocado ni políticas ni religiones porque así ha resultado inmaculado como la mismísima Blanca.
Un beso.

Núria dijo...

Querida Begoña, gracias por visitarme y me alegra saber que te ha gustado mi poema!
Por cierto, acabo de visitar tu blog, pero no encuentro el sello...Discúlpame, sé que soy un poco torpe...me ayudas??
De antemano te agradezco ya tu detalle conmigo. Espero poder encontrarlo!
Muchas gracias y un gran abrazo!
Núria

Núria dijo...

Amigo Terly, espero que ese kit-kat sea breve y retomes pronto tus vacaciones!
Gracias por dedicarme un ratito con tu agradable visita. Celebro que te haya gustado mi cuento en donde, evidentemente, el amor lo vence todo, como debe ser.
También, amigo Terly, hubiera vendido obstáculos políticos o religiosos...ya me hubiera encargado yo de ello...jajaja...
Te mando un gran abrazo y mis deseos de unas vacaciones estupendas!
Núria

PRINTOVA dijo...

Caray Núria que pasada de poema. Chica es muy bueno, la verdad es que da pena llegar al final, se mete uno en la historia que no quiere que acabe.
El color de la piel, ¿por qué se empeña la gente en mirar el exterior?
Me hizo mucha gracia el principio como describes al ricachón noble.
Un besote muy grande.

Núria dijo...

Querida Printova, me alegro de que te haya gustado y de que ye haya hecho reir un poquito, o al menos sonreir, que de eso se trata...
Y no querías que termianra??? Mira, no me tientes, no me tientes...que igual un día me lanzo a una segunda parte, como en las películas...jajajaja...
Gracias, guapísima, por tus palabras y por cercarte a mi rinconcito virtual.
Un abrazo enorme!
Núria

Tessa dijo...

Hola Nuria:
Hermoso cuento que nos recuerda que lo más importante en la vida es el amor.

Besos,
Tessa

ALEXIA dijo...

Preciosa historia, Núria y tan real que me ha emocionado al leerte !!! Es tan verdadero, lo vemos desgraciadamente todavía todos los días, esa discriminación, ese desprecio hacia lo diferente que te duele hasta el alma.
Un abrazo muy fuerte y gracias por regalarnos relatos como éste que son un tesoro para el alma.

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Nuria querida, paso a saludarte... espero que tengas una linda semana llena de lo que esperas....

He dejado un pequeño presente para blogueros especiales como vos... esta en mi blog esperando por vos.

Un abrazo.

JALE

Núria dijo...

Querida Tessa, me alegro mucho de que te haya gustado. El amor son los cimientos de nuestra vida, por supuesto. Todo es posible con la fuerza que él nos da.
Gracias por tu visita y felices vacaciones, guapa!
Núria

Núria dijo...

Amiga Alexia, a mí me duele tanto como a tí ver de que forma tan injusta se discrimina a las personas, solo por no ser de nuestra raza, practicar nuestra religión o tener nuestros ideales políticos. Eso, sin tener en cuenta las diferencias sociales...
Así lo he querido expresar con este cuento, que me alegro te haya gustado.
Un abrazo enorme, guapísima1
Núria

Núria dijo...

Amigo Jairo, a pesar de estar en un paréntesis de mis vacaciones, corro hacia tu blog para recoger ese premio.
Muchísimas gracias por haber pensado en mí. Para mí es todo un orgullo!
Un abrazo,
Núria