miércoles, 16 de diciembre de 2009

Subida a una silla

Me moría de vergüenza
cuando, subida a una silla,
empezaba a recitar:
“Reunidos en este gran día…”

Y cuatro pares de ojos,
rebosantes de alegría.
me miraban y, en silencio,
escuchaban mi poesía.
.
Se me trababa la lengua
pero ellos, como si nada.
Y yo seguía adelante
con la cara arrebolada.

Y mirando hacia el techo,
como si mirara al cielo,
pedía al Niño Jesús
por mis padres y abuelos.

Ya en el último verso,
segura y desinhibida.
era tanto mi entusiasmo
que tambaleaba la silla.

Luego, suspiros y aplausos
alrededor de la mesa.
No sé si por la poesía
o el haber salido ilesa.

Y después de los honores
saltaba al suelo de un brinco
para abrazar a mi público
cada día veinticinco.

Turrón, abrazos y besos,
Barquillos y mazapán.
“Y porque hoy es un gran día,
un dedito de champán…”

Mis recuerdos de Navidad
arrancan con una chiquilla
que, con aires de poetisa,
se subía a una silla.
Safe Creative #1005116265687

10 comentarios:

alma máter dijo...

Bonitos recuerdos Nuria!! vamos... que ya tenías "madera" desde pequeña....

Un besote!!

Núria dijo...

bueno, no sé si la "madera" era de poetisa o de especialista en caerme de las sillas, porque eso mira que me sale bien...jajajaj...
Un beso, guapa, y gracias por tu visita!
Núria

Mª Rosa dijo...

Que bonita y tierna poesía, con que inocencia se vive todo cuando uno es niño, creo que guardamos en nuestro archivo particular las cosas que nos han hecho felices. Me han venido a la mente momentos de mi niñez, el día 24 estábamos hasta altas horas de la madrugada cantando los villancicos en casa, a mi no me dio por la poesía, me dio por el cante jajaja.

Un abrazo guapa
Mª Rosa

Núria dijo...

jajajajaa...o sea, que ya tengo claro quien pondrá la música y la voz a ese bolero que escribí!
Hay cantidad de pequeñas cosas, a las que en su mometo no les ds importancia, pero que como bien dices, quedan archivadas para siempre en nuestra memoria.
El verso de Navidad, en mi caso, es una de esas pequeñas cosas...Y hay tantas que ahora, después de muchos años, reviven de nuevo con una intensidad especial...Será porque me estoy haciendo vieja...jajajaa...
Gracias, como siempre, por tu vista y tu comentario.
Un fuerte abrazo, guapetona!
Núria

Taty Cascada dijo...

Amiga mía, el bichito por la poesía te seguía desde pequeña, bonito enlace con la Navidad que se nos acerca a pasos agigantados.
Un beso para ti mi querida Núria.

Núria dijo...

Querida amiga, supongo que sí, aunque pienso que lo más importante, no es saber escribir poesías más o menos bonitas, sino sentir la poesía de ls mil pequeñas cosas cotidianas.
Muchos cariñitos, Tatiana!

Anónimo dijo...

Núria, me ha gustado muchisimo, jejeje cuantos recuerdos... y la verguenza que pasabámos.
Es muy dulce, ya veo que quien te conoce bien sabe que eres una artista en esto.
Felices Fiestas.
Un beso

Pilar15

Núria dijo...

Gracias, Pilar! Creo que este apuro lo pasamos unas cuantas en una determinada época, verdad?
Me alegro de que te haya gustado y te haya hecho recordar. Gracias por tu visita, guapetona!
Un abrazo!
Núria

Eline dijo...

Está visto que ya desde pequeñita apuntabas maneras literarias, aunque fuese muerta de verguenza y subida en una silla, la pequeña Núria recitaba sus versitos navideños llenos de inocencia y ternura.
¡¡¡Enhorabuena de nuevo, por el escrito, y como no, por ese merecido premio!!!!

Núria dijo...

Muchas gracias, guapa! Te aseguro que ahora pasaría la misma vergüenza, o más, si tuviera que recitar lo que escribo subida a una silla...jajaja...
Un abrazo muy fuerte y gracias por tu visita!
Núria