lunes, 11 de enero de 2010

Amiga mía


Me cuentas que es un tipo interesante.
Te digo que es un necio arrogante.
Que es todo un señor y un caballero.
¿Sólo porque te dice “tú primero”?

Que tiene una charla fascinante.
Perdona, es estúpido y pedante.
¿Un tío de lo más inteligente?
Y yo te digo que es un prepotente.

Ya ves, amiga mía, qué ironía…
que en ésto seamos la noche y el día
Tú crees que has tenido una gran suerte
con el hombre que yo he odiado a muerte.

Todo en su vida es una gran mentira.
¡Si es falso hasta el aire que respira!
Créeme, que como yo eres una más
y cuando él ría con otra, tú llorarás.

Lo encuentras atractivo, sexy y guapo
y yo te digo que antes beso a un sapo.
Atento y servicial. Todo un galán.
No te enfades, pero es sólo un patán.

Dice que eres la mujer de su vida.
Si supieras para cuantas hay cabida...
Es sólo un embustero y un farsante.
¡Por Dios…si ni siquiera es buen amante!

Con la voz de la amistad solo te hablo.
Escapa de él como del mismo diablo
pues no vale la pena todo el daño
que te hará quien vive inmerso en el engaño.

Sin celos, sin rencor y sin envidia...
ahórrate la experiencia, amiga mía,
No te equivoques ni repitas mi error
porque tú te mereces alguien mejor.
Safe Creative #1005116265410

10 comentarios:

alma máter dijo...

Buenos consejos, de una buena amiga a otra.
Pero Nuria, a veces el "amor es ciego" y hay que estrellarse para que abramos los ojos.

Un beso fuerte!

Mª Rosa dijo...

Mereció la pena la espera. Esto es algo que le puede pasar a cualquiera, es real como la vida misma, cuando una persona no quiere abrir los ojos, por mucho que le digas no los abrirá y lo peor de todo es que hasta le molestara que se los quieras abrir. Es verdad eso que se dice, de que el amor es ciego y sordo. Me ha encantado Nuria.

Besitos
Mª Rosa

Taty Cascada dijo...

Mi querida Núria, tú como buena amiga la aoonsejaste, ahora, que ella te haya oido y comprendido,lo dudo... Bajo el influjo del enamoramiento, todo ser humano ve luminoso, perfecto, maravilloso,es lógico que no te creerá, y que necesitará su propia caida para despertar. Tú le hablaste a tiempo, quédate tranquila, hiciste lo que te correspondió, pero las mujeres somos de probar y comprobar todo, así que muy pronto la tendrás en tus manos, llorando por no haber escuchado...Esperemos el próximo poema, éste tiene continuación...

Besitos desde un caluroso Santiago de Chile.

Anónimo dijo...

Me encanta Núria, como dice una amiga por aquí, es tan real como la vida misma, de hecho en mi familia ocurrió un caso muy similar, pero cuando se dió cuenta era demasiado tarde, ya te contaré algún día.
Un besito.
Esperanza

Núria dijo...

Es cierto, Alma Mater. Y en determinados casos, pienso que más que ciego, es "burriciego"...jajajaj...
Pero claro...quien no se ha estrealldo alguna vez por una ceguera de este tipo????
Gracias, guapa, por tu visita!
Un besote!
Núria

Núria dijo...

Querida Mª Rosa, poco o nada se puede hacer en estos casos, salvo intentar hacer ver lo evidente, aunque a veces duela.
Gracias, guapísima, por tu visita y tus palabras. Ya ves...se me pasó la "resaca" navideña...jajaja..
Un fuerte abrazo!
Núria

Núria dijo...

Mi querida Tatiana...solo el desenamoramiento nos quita la venda de los ojos. Ante el amor, somos ciegas, sordas y casi tontas de remate...jajaja...
Un abrazo enorme, querida amiga!
Núria

Núria dijo...

Esperanza, es casi una batalla perdida intentar quitar la venda de los ojos a quien no quiere ver.
Solo hay que dar tiempo al tiempo y, como amiga, ser el consuelo para algo que ya estaba cantado...
Ya me contarás del caso que conoces, vale?
Un fuerte abrazo, guapa, y gracias por tu visita!
Núria

karla dijo...

Cuan cierto es que en cuestión de afectos, y no solo en los amorosos, somos muy poco objetivos. Una misma persona puede ser muy distinta según quien la trata, y en sus distintas facetas, el laboral, el festivo, el doméstico. Ay ay ay que defícil. Creo que solo con el tiempo y tras muchas circunstancias vividas en común con alguien llegas a conecerle, y aún así, no siempre. Besos guapísimas. karla

Núria dijo...

Cierto, Karla. Preiciasemente en los temas amorosos pienso que es cuando menos objetivos somos...No sé si es bueno o malo, porque un poco de locura también es bueno, pero así es...
El tiempo es quien, al final, nos muestra la realidad de las cosas y nos quita la venda de los ojos.
Muchas gracias, guapa, por tu vista y un abrazo muy fuerte!
Núria